Sevilla, 2016

congreso_sevilla“La lluvia en Sevilla es una pura maravilla”. Esta es la frase que el profesor Higgins obligaba a repetir una y mil veces, en “My Fair Lady” (George Cukor, 1964), a la joven Eliza Doolittle, en su intento por transformarla en una dama de la alta sociedad. Frase que no es sino la forzada equivalencia en el doblaje castellano de la no menos famosa “The rain in Spain stays mainly in the plain”. Ambas todo un ejercicio de dicción pero un despropósito climatológico (si bien, en años de sequía, la lluvia en Sevilla es bien agradecida). Esperamos que los cientos de bibliotecarias y bibliotecarios que en 2016 acudan a Sevilla no se encuentran precisamente con lluvia, sino con un sol espléndido.

Porque 2016 no es la fecha de un mundial de fútbol, ni de unas olimpiadas. Ni siquiera el lugar de reunión anual de todos los apellidados López desperdigados por el mundo. Es más sencillo que todo eso, pero mucho más importante para quienes trabajamos en bibliotecas de ciencias de la salud. Sevilla 2016 será el momento en que se celebren por segunda vez en nuestro país (la primera fue Santander) las Jornadas de la EAHIL (European Association for Health Information and Libraries).

La semana pasada hemos tenido conocimiento, por letra y firma de quien va a ser la máxima responsable de este evento, Verónica Juan, que Sevilla va a acoger, con lluvia o sin ella, pero con mucha profesionalidad, a cuantas bibliotecarias europeas (y bibliotecarios) tengan a bien durante unos días de junio acercarse al sur de España para compartir experiencias y proyectos con sus colegas españoles, que somos nosotros.

Para quienes no gusten de hacer largos viajes, para quienes hayan extraviado sus DNIs o pasaportes, y para quienes gusten de tierras andaluzas, qué mejor oportunidad para pasar unos días “bibliotecarios” en la capital hispalense, aprendiendo y enseñando, conversando y reflexionando. Ya tenemos conocimiento del buenhacer de nuestras compañeras al sur de Despeñaperros por su presencia y existencia en Bibliosalud (Sevilla, Granada, Málaga, Cádiz) y a buen seguro lo volverán a demostrar en junio de 2016. Aunque mucho puede llover de aquí a entonces (si hacemos caso al profesor Higgins), habrá que ir sacando billete y animando a los de allende los Pirineos a que vengan al Guadalquivir, para comprobar en carne y hueso las premonitorias palabras de Miguel Bosé: El corazón que a Triana va / Nunca volverá / Sevilla… / Con qué pasión te enamorará / Y te embrujará / Sevilla…

Y a sus bibliotecarias y bibliotecarios puede que también.

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bibliotecas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s