Compulsa va, compulsa viene

muerteburocrataLas vacaciones estivales son el mejor momento para realizar todo aquello que a uno le está vetado durante el año por la vorágine diaria: leer, echarse la siesta, comer con los amigos, relajarse frente a una piscina, tumbarse en una hamaca y ordenar la documentación profesional. Todo lo primero es lo que le pasaría por la cabeza a cualquier mortal (siempre y cuando tenga la bendita suerte de contar con un trabajo bien remunerado y unas vacaciones pagadas, lujos que no están hoy en día al alcance de todos los españoles). Lo último es lo que le ha pasado por la cabeza a la Consejería de Sanidad, publicando el 30 de julio una “Resolución  por la que se dictan instrucciones sobre criterios para nombramiento de personal interino en los centros sanitarios del Servicio Madrileño de Salud”. Sin duda, y dado que muchos sanitarios están disfrutando de sus merecidas vacaciones, es el mejor momento para este tipo de propuestas, pues ¿qué mejor momento que después de un  vermut o de un baño en la playa, o al atardecer frente al mar, para sentarse en la mesa del apartamento de Benidorm a ordenar los papeles de su carrera profesional? Mucho mejor que un viernes después de salir de quirófanos. Está uno relajado, descansado y, lo mejor de todo, tiene mucho tiempo libre por delante para hacerlo.

Al margen de la mayor idoneidad o no de la fecha mencionada (posiblemente, se podrían haber elegido otras fechas vacacionales como la Navidad o la Semana Santa, pero son más breves y, por lo tanto, más estresantes) resulta algo obsoleto que la Administración pública siga proponiendo procesos tan antediluvianos y prehistóricos para la presentación de la documentación a evaluar, al margen de que siguen recuperándose viejas tradiciones demodés como la del ISBN.  Como es preceptivo, y así señala esta Resolución, se valorará en este proceso la experiencia profesional, la formación, la docencia y la investigación; y en el apartado de la investigación es donde aparecen implicadas las bibliotecas, pues los profesionales deberán entregar información sobre sus artículos originales, proyectos de investigación, otros trabajos como revisiones o casos clínicos, capítulos de libros, libros y comunicaciones a congresos. Lo habitual y normal. Con coherencia se ha diferenciado entre investigador principal o colaborador en los proyectos de investigación o se ha considerado únicamente la primera autoría en las presentaciones a congresos (al menos se valora el esfuerzo de tenerlo que presentar en público). Donde quizás se podría haber afinado un poco más es en la valoración de los artículos, ya que no se diferencia entre la supuesta calidad y dificultad de haber publicado en una revista de primer cuartil o haberlo hecho en otra de cuarto cuartil.

Sin embargo, lo que nos ha traído de los nervios y nos ha tenido ocupadas este mes de agosto a muchas bibliotecas madrileñas, a propósito de esta Resolución, ha sido la prehistórica y burocrática manía de solicitar la entrega de la documentación compulsada, de tal forma que en eras de cumplir con esta ancestral tradición hispana ha habido profesionales que han pasado de pie haciendo cola a las puertas de su biblioteca buena parte de sus vacaciones de verano. ¿Cuándo la Administración Sanitaria buscará fórmulas más ágiles? ¿Para cuándo aceptar una declaración jurada del profesional que opta a una plaza detallando todos sus méritos en vez de quinientas fotocopias compulsadas, como ya se hace en la Universidad? O aún mejor, ¿para cuándo un registro nacional de las profesiones sanitarias donde figuren todos los méritos de todos los profesionales? Un registro avalado por el Ministerio y las Consejerías del ramo en el que todas las instituciones implicadas se encargaran de introducir los datos, actualizarlos y velar por su validez. Un registro en el que las Universidades A o B introdujeran la experiencia docente de todos los profesionales sanitarios a su cargo, o los expedientes académicos de sus alumnos. Un registro nacional en el que las sociedades científicas cargaran las comunicaciones y ponencias presentadas en sus congresos nacionales. Un registro nacional en el que las instituciones que impartieran formación depositaran todos los diplomas expedidos con sus horas y créditos correspondientes. Un registro nacional en el que el Instituto Carlos III y otros centros de investigación informaran de los proyectos de investigación aprobados. Un registro nacional en el que las revistas nacionales  introdujeran las referencias bibliográficas de los trabajos en sus páginas publicados. Y un registro nacional en el que las bibliotecas, en compañía de los afectados, complementaran la información incompleta y junto con oficinas de acreditación validaran la información introducida. Si en el ámbito docente, la ANECA tiene un registro de profesionales docentes, ¿cuántas convocatorias más tenemos que esperar para dejar de compulsar durante doce horas seguidas?

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bibliotecas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Compulsa va, compulsa viene

  1. CamposConcha dijo:

    El baremo en si es de difícil comprensión. Muchos médicos recurren a los bibliotecarios para que se lo expliquemos, pero es que tiene poco por donde cogerlo, claro está, nadie ha solicitado nuestra opinión cuando se ha confeccionado. ¿Qué quiere decir con ámbito de la Comunidad de Madrid? ¿Qué la editorial está ubicada en Madrid? ¿Qué el destinatario de la información es personal de la CM? ¿El ámbito internacional es cuando se publica en revista indizada en bases de datos internacionales? MEDLINE es claramente de ámbito internacional pero una revista puede localizarse en PubMed (por estar en PMC) y no estar indizada en MEDLINE. ¿Scielo es internacional?, ¿Google Académico?, etc. Y además surge la posible picaresca de que si una comunicación a un congreso se publica en una revista ¿se considera comunicación a congreso o publicación en revista?. Yo lo tengo claro pero no si también quién ha redactado el citado baremo. Considero que este debería hacerse con un mayor conocimiento del tema que trata, dando más explicaciones y que no se limiten a lo que desde fuera parece un corta y pega de otras convocatorias.

  2. Pingback: Utilidad de la gestión del conocimiento (Producción científica) | Biblioteca HFLR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s