La verdadera historia

verdadera5Si algo han sido, además de breves, participativas y divertidas, las XV Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud han sido las jornadas del engaño, el embuste y el trampantojo. Dado que prácticamente nadie se ha dado cuenta de tantas mentirijillas seguidas vamos a desvelar algunos de los trucos más descarados de la intrahistoria de estas Jornadas, que ya son historia, para que dichos embustes no persistan con el tiempo y nadie se lleve a engaño pasados 50 años. La mayoría de estos engaños, todo hay que decirlo, no fueron realizados a conciencia ni con ánimo de engatusar deliberadamente al respetable, sino movidos por la premura y la austeridad de estas Jornadas, que se prometieron exprés y que pasaron como una exhalación.

La semana pasada, en estas mismas líneas, hablábamos del incomparable marco dieciochesco, pero tal marco dieciochesco no tenía de tal más que la apariencia, pues en verdad las Jornadas no se desarrollaron en el genuino Gran Anfiteatro sino en su réplica idéntica y exacta que, para evitar el deterioro del original, el Colegio utiliza con cierta frecuencia e incluso suele alquilarlo como plató cinematográfico. En este mismo salón-réplica en que celebramos nuestras Jornadas han sido grabados, por ejemplo, episodios de las series “Los misterios de Laura”, “Severo Ochoa” o “Ramón y Cajal” (y hasta creo que un par de telediarios). Sin ir más lejos, en la serie sobre el Nobel Cajal, esta réplica de salón sirvió para simular la entrega del Premio a nuestro celebérrimo médico.

verdadera1verdadera2verdadera3Así, con este salón de cartón-piedra, al igual que se ha hecho en Altamira, el Colegio preserva su patrimonio artístico a la vez que ofrece a la ciudadanía un espacio idéntico (realizado con alta tecnología japonesa) para eventos como conciertos, conferencias, clases de master-chef y algún que otro congreso. A tenor de los comentarios, nadie se dio por enterado que estuvo sentado en la réplica y no en el original (que se abre en contadas y muy especiales ocasiones).

La conferencia inaugural, siguiendo está tónica, tampoco fue impartida por un eminente médico sino por su hermano gemelo, actor del Método, dado que el genuino galeno se encontraba en Almería “bañándose en pelotas” y, de momento, entre sus muchas virtudes no figura la de la ubicuidad. Mediante el sencillo mecanismo de un “pinganillo”, el mismo que ahora muchos alumnos utilizan para aprobar sus exámenes de la ESO, la Selectividad o la Universidad, el hermano actor fue recibiendo puntualmente, de su hermano en la lejanía,  frases, comentarios y dichos que puso en escena con gran profesionalidad, entreteniéndonos durante una buena hora.

informales7Tampoco el relator de pósteres fue muy original (aunque lo pareciera), pues dada su participación en varios Comités iba con la lengua fuera todo el santo día, por lo que decidió refritar la presentación de Oviedo y de Cádiz añadiendo frases hechas del Club de la Comedia. Total, tampoco nadie se dio cuenta de la engañifa más que una bibliotecaria de la segunda fila que al primer comentario se le invitó a abandonar la sala cortésmente a la vez que se le regalaba una botella de buen vino y dos entradas de cine.

Los Grupos de Trabajo no fueron tales. Bueno, sí, fueron grupos, pero de bibliotecarias y documentalistas entregados a una de sus grandes pasiones, los juegos de mesa. Estas Jornadas fueron la excusa perfecta para la celebración de los primeros juegos nacionales de informales2salón interbibliotecarios, de los que salieron diez ganadores que acudirán a las próximas jornadas europeas, a celebrar en junio en Roma, para competir con sus compañeros del continente. Así, el grupo de selfi no fue más que una tapadera para una
reñida partida de mus, el de roles para un duelo interpretativo del pictionary, el de recursos para una sosegada partida de chinchón, el de virtuales para una competición mediante móviles del candy crush,  el de aprendiendo se dedicó al pasapalabra (dos compañeras llegaron a completar el círculo con gran alboriozo de la concurerncia), el de acceso abierto al parchís de 8, el de calidad al póker,  el de gestión al monopoly y el de bibliometría al tres en raya. Y tal como fue la participación y la entrega de los concursantes, hubo emoción hasta el final. En la imagen de la derecha, concursantes en la fase previa de la competición de pictionary.

Ni que decir tiene que tampoco los miembros de la mesa redonda fueron tales. Bueno, sí, fueron miembros y fueron reales, pero no fueron quienes decían ser sino sus sosias. Nos explicaremos. Dado que era completamente imposible compaginar las agendas profesionales de un médico de primaria, un gerente, una investigadora, una MIR, una profesora y un moderador, optamos por acudir a una de las más afamadas escuelas de interpretación de Madrid y contratar a seis actores profesionales (como hiciera Fernando León en su película “Familia”, vamos). Cada uno de ellos convivió durante una semana con su tertuliano, de tal forma que cuando los actores llegaron a las Jornadas (convenientemente maquillados) se habían empapado de los ademanes, posturas, frases y movimientos de cada uno de ellos, al mismo tiempo que habían memorizado cada una de sus intervenciones, que habían sido milimétricamente diseñadas. Por supuesto, las diversas preguntas que entre el respetable público surgieron habían sido también amañadas con actores (en este caso, alumnos de una escuela de interpretación, que salía más barato).

Respecto a las conclusiones, dado que los grupos de trabajo no fueron tales sino simples timbas de juego, optamos desde la Organización por cubrir el expediente copiando descaradamente las conclusiones de Jornadas anteriores mediante el sofisticado sistema del corta y pega, cogiendo párrafos de aquí y de allá, lo que unido a la inventiva y la improvisación de cada uno de sus responsables, verdadera6terminaron por parecer unas señoras conclusiones como Dios manda. Incluso, justo es decirlo, parte del público tampoco fue real, sino todo un trampantojo. Ante el temor de que el anfiteatro no se llenara y quedara la sala un tanto desangelada (puesto que era viernes, y no un viernes cualquiera sino viernes pre-partido) decidimos, con apoyo de los escenógrafos de la escuela de cine que se encuentra enfrente del Colegio, mezclar transparencias y personajes de cartón (tal y como se hizo en las carreras de cuadrigas de Ben-Hur para llenar el Circo Máximo), de tal forma que vistas las fotos no se puede diferenciar si las filas superiores del público son reales o no (que no lo son, pero dan completamente el pego).

verdadera4Por último, el mayor de los engaños se lo debemos a una australiana, que aunque dijo que no había venido sí que vino e incluso intervino. Esto es, dado que la susodicha australiana estaba ya un poco harta de impartir las mismas conferencias sobre información a pacientes a lo largo y ancho de este mundo, y tras haber participado en un curso de improvisación teatral en Melbourne, decidió un cambio drástico en su vida de conferenciante, de tal manera que sí que estuvo presente en Madrid haciéndose pasar por una actriz que a su vez se hizo pasar por una tal Almudena que a su vez nos dijo y convenció de que la conferenciante australiana (que ella misma era) no había venido pero que sí que había venido (y se estaba partiendo de risa por dentro comprobando cómo el engaño había surtido efecto).

En conclusión, lo único cierto fue que se celebraron en Madrid los días 22 y 23 de mayo y que lo pasamos de cine. Bueno, sí, las pastas y los cafés también fueron de verdad.

 Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bibliotecas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s