En sus marcas

tuckerLa marca, la imagen… en este siglo XXI pueden llevar al triunfo y su ausencia al fracaso más estrepitoso. Identificamos los logos de las empresas, de las instituciones en un plis-plas y asociamos  las marcas con sus funciones y con sus objetivos. Pasear por una calle de Tokio, por la Quinta Avenida, por Hong Kong o Las Vegas y recibir un baño de logos y marcas todo es uno. Quien no tiene logo ni marca ni primo que se le parezca no va a vender un chavo, y quien posea el logo más chic, impulsivo, llamativo, chocante y electrizante se lleva el mercado de calle. Aunque las bibliotecas no vendemos ni un pimiento también exponemos nuestros productos en el mercado, nuestros servicios y nuestras funciones. Las grandes bibliotecas nacionales ya han desarrollado sus logos y sus isotipos (la parte icónica del logo) , que pueblan sus páginas webs, sus publicaciones oficiales, sus folletos y sus exposiciones. Las bibliotecas que pertenecemos a instituciones cuyo objetivo primero no es la lectura nos apropiamos de los logos de nuestra institución madre, ya sean consejerías, facultades u hospitales, diluyendo nuestra presencia en el versátil logo institucional que tanto sirve para la docencia, la gestión, la asistencia sanitaria o la alta política. Como colectivo también nos refugiamos bajo el paraguas de nuestras asociaciones o sociedades científicas, cuyos logos también nos identifican como miembros y partícipes de las mismas, en lo bueno y en lo malo como quien dice.

Y cuando nos reunimos porque nos parece que es la mejor manera de reconocernos y de compartir nuestros proyectos también buscamos una imagen que nos identifique. Así hemos ido haciendo desde hace años cada vez que hemos tenido tiempo y oportunidad de organizar nuestras Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud, conocidas familiarmente como Bibliosalud. Sin embargo, pese a llevar 14 (y una en ciernes) a cuestas no hemos conseguido, porque tampoco nos lo hemos propuesto, una imagen identificativa, pues más bien hemos sido dados a la imaginación y a la diversidad, promoviendo identificar más cada Jornada con su ciudad y con su evento que con una imagen que trascienda el tiempo y nos identifique como colectivo bibliotecario año tras años.

logo8En unas ocasiones ha sido el número, como en las de Palma de Mallorca, el que se ha convertido en protagonista. Un 5, como un lustro, como los cinco dedos de esas manos que muestran algunos futbolistas tras la hazaña de marcar cinco golazos. Un 5 collage como compendio de todas las cosas que podemos, sabemos y queremos hacer en las bibliotecas.

logo9En las sextas de Madrid, quizás como eco, también se destacó su número con una pequeña aureola en forma de hojas de libro, pero en ninguna de las demás el número ordinal ha tenido tanto protagonismo, observándose en las elecciones y diseños de isotipos, a lo largo de estos años, dos tendencias que se han ido sucediendo y disputándose la primacía. En unas ocasiones, las tendencias de diseño se han dirigido a las marcas locales, buscando los motivos de las ciudades donde se han celebrado o algún distintivo más localista para identificar sede y evento.

logo5Así ocurrió en las IX, en Cáceres, con su perfil renacentista urbano, del que emergían sus clásicas torres y murallas. O en Terrassa, con su edificio modernista. O en Oviedo, con su enhiesta torre de la catedral de Vetusta (aunque en esta ocasión más universal al verse rodeada de todos los planetas de nuestro sistema solar en una sinfonía de colores y figuras).

logo3

Esta tendencia más geográfica, artística y terrenal ha convivido con el tiempo con una tendencia más bibliotecaria, en la que diseñadores de logos e isotipos han preferido primar, frente al terruño, un sentido más bibliotecario, buscando inspiración en letras, estanterías, libros y lecturas. Un libro abierto exponiendo sus hojas a los cuatro vientos en las de Santiago…

logo6

…una hoja digital con una S incrustada (de salud, de Jornadassssss, de bibliotecasssssss) en las de Cádiz..

logo2

y una estantería repleta de libros  en las próximas de Madrid.

logo11

Y como simbiosis de ambas tendencias, conciliando manías y gustos de tirios y troyanos, las de Granada, con la metamorfosis de la flor homónima convertida por artes de la genética biológica y el diseño en un libro cerrado con su tallo y sus pequeñas hojas.

logo7

De cambiantes y volátiles se nos puede acusar, porque cada dos o tres años buscamos una imagen que identifique nuestras reuniones y a nuestro colectivo. Un colectivo que se refugia bajo una denominación un tanto genérica, Jornadas Nacionales de Información y Documentación en Ciencias de la Salud, que encierra nuestra diversidad profesionalidad y nuestra riqueza documental (escuelas, facultades, laboratorios, hospitales, centros de salud, centros de investigación, laboratorios, academias…) pero que diluye lo que de verdad somos, bibliotecas. A lo mejor es el momento, pasadas estas XV Jorrndas, de buscar una imagen que nos identifique en el tiempo y en nuestra profesión. Bien es cierto que no somos una asociación, y quizás no nos haga falta, pero quizás sí necesitaramos una imagen que nos señale como logo1grupo profesional. Ya lo tenemos como bibliotecas europeas. Logo que, por cierto, recurre a la tendencia bibliotecaria con ese libro abierto, pero que no derrocha gran imaginación al acudir al consabido símbolo de Esculapio y las estrellitas de la Unión. Es más, ¿Por qué Esculapio cuando no somos sólo de medicina? Un símbolo, que por cierto, también aparecía en nuestras primeras jornadas, enmarcado en un mapa de España, cuando éstas estaban empezando y se conocían entonces con el incipiente nombre de Jornadas de Información y Documentación Biomédica (que no de Salud), de ahí sí, lo de Esculapio.

logo10

Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bibliotecas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a En sus marcas

  1. Estupendo y erudito análisis de imaginería corporativa, diseño e ilustración, José Manuel… Fantástico. A estas alturas sin marcas ni logotipos no somos (casi) nadie.
    Saludos.

  2. Después de leer y releer (ya soy mayor) tu extraordinaria síntesis sobre nuestros “logos” Jose Manuel, se me ocurre que somos “un libro abierto”.
    Ahora en el 2014 podemos añadirle “compartir esto” y elegir entre las múltiples “apps” que nos oferta el mundo digital. Y, moverlo, difundirlo, ¿para? PENSAR!!
    Y, pensando, pensando, puede que transformemos ese pensamiento, en una idea y esta en una representación, y lleguemos a una “logo” para las bibliotecas de ciencias de la salud.
    GENIAL!!
    Mientras tanto, no perdamos de vista lo esencial, somos bibliotecarios profesionales en ciencias de la salud, y estamos en los hospitales, hospitales universitarios, bibliotecas universitarias, bibliotecas especializadas en ciencias de la salud, laboratorios, institutos y/o centros de investigación, etc… y nos vemos en Madrid, la próxima semana en las XV Jornadas de Bibliosalud.

  3. Ana Calvo Ferrer dijo:

    ¡Qué bueno tu comentario de los logos! y como tenemos confianza voy a añadir un matiz al logo de las jornadas que se celebraron en Santiago: el libro abierto también se inspira en el contorno de la concha de viera que utilizan los peregrinos del Camino de Santiago…Bicos y nos vemos en Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s