Grandes incógnitas de la humanidad (7)

¿Por qué tenemos que estar demostrando día sí y día también la utilidad de las bibliotecas?

Éramos desconocidos (1949)

Éramos desconocidos (1949)

Algo estamos haciendo mal cuando, convencidos los bibliotecarios y la propia sociedad de la necesidad de la existencia de las bibliotecas, se está cuestionando continuamente su utilidad, se cierran algunas, se mal dotan de equipamientos y recursos otras, y se recortan año tras año los presupuestos de casi todas.  Hace unos días, tal que el 22 de enero, un profesor de la Universidad de Columbia, Xavier Sala y Martín, era entrevistado con ocasión del Foro de Davos en Telenotícies de TV3, como representante de las universidades estadounidenses (declaraciones de las que se ha hecho eco el Col·legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya (COBDC) a través de la lista de IWETEL). Con quizás cierto desconocimiento de la actividad y profesión bibliotecaria el docente llegó a decir (y nunca es bueno sacar de contexto ciertas frases o expresiones) que “cuando llega Internet, las bibliotecarias pierden el trabajo”. Una frase que, como el propio COBDC expone, es “simplista, fuera de lugar y tan falso en la afirmación como erróneo en su enunciado”.  Pero una frase sintomática como muchas otras de: primero, todo el mundo, hasta la portera de mi casa, sabe de bibliotecas, y por ello mismo todo el mundo se siente con la tranquilidad y confianza más absolutas para hablar sobre bibliotecas lo que les venga en gana (lo cual, en parte es cierto, todo el mundo puede expresar sus opiniones dentro de los límites aceptados socialmente, pero no es cierto que todo el mundo sepa de bibliotecas, como todo el mundo no sabe de cine, ni de economía, ni de psicología, ni de fútbol… aunque lo creamos). Y segundo (y esto sí es culpa nuestra): gran parte de la sociedad desconoce las funciones que se realizan en una biblioteca (aunque muchos han entrado, han visitado, se han sentado, han estudiado y han trabajado en una biblioteca), siendo opinión muy generalizada que el trabajar en una biblioteca es una ocupación cómoda y sencilla y, me apostaría el cuello, muchos de nuestros conciudadanos piensan que un libro o un artículo se introduce por un lateral del ordenador y automáticamente sale por el otro extremo catalogado, indizado y registrado, como si se tratase de una cadena de producción de yogures, salchichas de francfurt o chupachups.

tv3

Con las nuevas tecnologías se ha extendido también la opinión de que ya no tenemos nada que hacer porque las máquinas hacen todo nuestro trabajo. ¡Y como ya existen bibliotecas virtuales no necesitamos profesionales de carne y hueso! De nuevo, un desconocimiento de las tareas a realizar en las nuevas bibliotecas tecnificadas (tareas que se han multiplicado felizmente por 10, pues las nuevas tecnologías nos han traído nuevas ocupaciones, que constituyen una realidad que se contradice radicalmente con la infundada opinión social de que no se trabaja nada, o casi nada, en las bibliotecas). En el fondo, una excusa como otra cualquiera para desprenderse de recursos humanos en aquellas instituciones cuyos directores, gerentes o presidentes desconocen para qué sirve una biblioteca o miden su rentabilidad leyendo tan sólo los balances presupuestarios de fin de año.

Como bien señala el COBDC en su mensaje a IWETEL con ocasión de esta polémica, “nuestra profesión se alió con la tecnología desde los inicios. Hemos sido de los primeros profesionales en integrar Internet en nuestro trabajo, y ahora no se entiende su evolución y la de las bibliotecas sin lo que representa la Red y las tecnologías de la información y la comunicación. Hace tiempo que nuestros planes de estudio incluyen las tecnologías en sus programas. Son una herramienta y una oportunidad, no una amenaza. Hemos convivido y crecido profesionalmente con ellas…  Internet no echó a la bibliotecaria: más bien al contrario.”

Si nuestros usuarios (en las públicas, en las universitarias, en las especializadas, en las móviles, en las digitales….) son conocedores de nuestra utilidad, porque son directos beneficiarios (acceso al documento original, alfabetización informacional, búsquedas bibliográficas, apoyo a la investigación, lectura y consulta, información…) nos queda el reto de convencer a quienes toman las fáciles decisiones (cerrar las bibliotecas y recortar sus presupuestos) del retorno directo de beneficios desde las bibliotecas a toda la sociedad. Lo que es muy difícil de comprender para quien no quiere leer, no quiere ver y no quiere escuchar. El problema no es que no sean útiles nuestras bibliotecas, sino que no son útiles aquellos gestores y políticos que son incapaces de entender los beneficios de las bibliotecas (a lo mejor porque inmersos desde chiquitines en las juventudes de los partidos políticos se les olvidó pasar una tarde en una biblioteca pública leyendo un cómic o un libro de aventuras).

Por José Manuel Estrada Lorenzo. Bibliotecario y documentalista

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recursos de información. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Grandes incógnitas de la humanidad (7)

  1. maria luisa dijo:

    Pues eso Jose Manuel…quiza no seamos capaces de transmitir la necesidad de la biblioteca como un lugar donde, además de obtener un artículo, se nos amplian los horizontes, el conocimiento y la comprension de que la vida, la ciencia… es algo mas complejo que una tecnica, un diagnostico o un tratamiento. Demasiada tecnica y poca perspectiva. Son malos tiempos para la lirica. Sigue ahi.

  2. maria luisa dijo:

    Se me olvidaba una cosa buenisima de Victor Hugo y que viene muy bien para la pandilla de “gestores y políticos que son incapaces de entender los beneficios de las bibliotecas “:
    HAN CAIDO USTEDES EN UN ERROR DEPLORABLE; HAN PENSADO QUE SE AHORRARIAN DINERO, PERO LO QUE SE AHORRAN ES GLORIA.

  3. Elarien Sol dijo:

    El bibliotecario actual no se ocupa sólo de su biblioteca sino de todas las que están conectadas a su red. Además hace de guía del pobre usuario perdido dentro del laberinto informático de las búsquedas, los servidores y las descargas y también es el único capaz de sacarnos de los atolladeros y evitan que nos desesperemos. Sois imprescindibles.
    Besos: Sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s