Cada oveja con su pareja

soloLa creación artística (salvo en algunos casos de happenings o performances) suele ser una actividad solitaria. Se escribe un artículo para la prensa, una novela, un ensayo, un artículo para Lancet o una entrada para un blog (como se pinta un cuadro, se levanta una escultura o se firma un graffiti) en completa soledad o con la única compañía (a veces ni eso) de la musa inspiradora. En ausencia de ésta, lícito es conseguir la compañía de un café bien cargado, de un vaso de güiski, de un paquete de cigarrillos o de alguna sustancia psicotrópica. En las ciencias sociales, y antaño en las médicas, uno escribía un artículo para una revista científica con la única colaboración, como mucho, de su sombra:

Pons Tortella E. La circulación parenquimatosa renal; revisión de algunos conceptos de reciente adquisición. Med Clin (Barc). 1948 Aug;11(2):67-76.

Poco a poco los médicos fueron haciendo amigos y fueron agregando colegas a su labor de divulgación y publicación de los hallazgos científicos (dos, tres, cuatro, media docena, veinticuatro, treinta y ocho, mil quinientos dos)…

Pons-Tortella E, Obach Cirera R, Galván Beramendi P, Reixach Casulá R. Parálisis supranuclear progresiva. Encuadre nosológico y revisión. A propósito de un caso anatomoclínico. Rev Clin Esp. 1982 Sep 15;166(5):191-8.

…lo cual planteaba un complicado problema de asignación de centro y distribución de autorías. Salvo que uno conozca al autor (con su nombre y apellidos) y sus acompañantes no es tarea sencilla emparejar a cada propio con su institución sin consultar el artículo original o sin acudir a la inspiración divina (o a la musa de la creación, para los no creyentes).

Cuando las bases de datos, como PubMed, decidieron incorporar también la afiliación de los autores le hicieron la vida un poco más fácil a los encargados de estos emparejamientos científicos:  

J Hypertens Suppl. 1989 Dec;7(6):S170-1. 
Characterization of the renal effects of an intravenous calcium gluconate infusion in normotensive volunteers. 
Ruilope LM, Oliet A, Alcázar JM, Hernández E, Andrés A, Rodicio JL, García-Robles R, Martínez J, Lahera V, Romero JC.
Department of Nephrology, 12 de Octubre Hospital, Madrid, Spain.

Solo un poco más fácil, que conste, dado que únicamente se resolvía el problema de identificar el lugar de trabajo del primer autor y, en consecuencia, se planteaban nuevas incógnitas: ¿los diez autores de la cita superior pertenecían todos ellos al Servicio de Nefrología del Hospital 12 de Octubre? ¿Pertenecían sólo ocho? ¿O sólo cinco? ¿O sólo uno? ¿A qué centros pertenecía el resto? De nuevo, la consulta obligada y obligatoria del artículo original.

A la necesidad, virtud. De nuevo a inventar. Algo tan sencillo (y tan antiguo) como el alfabeto vino a paliar esta carencia. Asignemos una letra a cada centro (a, b, c…) y relacionemos cada centro con su autor:

Pediatr Infect Dis J. 2012 Dec 17. [Epub ahead of print]
Impact of Introduction of Conjugate Vaccines in the Vaccination Schedule on the Incidence of Pediatric Invasive Pneumococcal Disease Requiring Hospitalization in Madrid (2007-2011)
Picazo J, Ruiz-Contreras J, Casado-Flores J, Giangaspro E, García-de-Miguel MJ,Hernández-Sampelayo T, Otheo E, Méndez C.
aMicrobiology Dpt., Hospital Clínico San Carlos, Madrid, Spain; bPediatric Dpt., Hospital 12 de Octubre, Madrid, Spain; cPediatric ICU, Hospital Niño Jesús,Madrid, Spain; dPediatric Dpt., Hospital La Paz, Madrid, Spain; ePediatric Dpt., Hospital Gregorio Marañón and CIBER of Respiratory Diseases, CIBERES, Madrid, Spain; fPediatric Dpt., Hospital Ramón y Cajal, Madrid, Spain; gMedical Dpt., Pfizer SA, Alcobendas, Madrid, Spain.

Casi, casi, pues aquí salta la nueva pregunta del becario de turno, que está en todo y suele ser muy perspicaz (o tiene mejor vista que su cansado maestro y mentor): ¿Qué ocurre cuando un autor pertenece a dos centros, por ejemplo, un hospital y una universidad? Hete aquí, otra vez, la obligada consulta del artículo original.

Hasta que un buen día, en un artículo de Neurology (PMID = 23700331) de mayo del 2013 (posiblemente no sea el primero en que esto ocurrió pero sí el primero que uno ha detectado), encontramos, de momento, la solución perfecta a este eterno conflicto de correlacionar autorías y centros: actuar al revés. Esto es, olvidarse de una vez por todas de vincular con aes, bes y ces (o con unos, doses y treses) a los autores con sus centros para darle la vuelta al embrollo. Optar por relacionar los centros con sus autores (a la inversa de como hasta ahora se venía haciendo) de una manera muy sencilla, a la par que ingeniosa: con las abreviaturas de sus nombres y apellidos. Así, un artículo de la mencionada revista Neurology, que lleva por título:

Rate of cognitive decline during the premotor phase of essential tremor: A prospective study

 tiene por autores a los siguientes cuatro profesionales:

Benito-Leon J, Louis ED, Sánchez-Ferro A, Bermejo-Pareja F

de los cuales ya no necesitamos conocer sus superíndices (a, b, c, d…), que los relacionan y vinculan con sus correspondientes lugares de trabajo, porque son los lugares de trabajo los que nos indican cuáles son los autores que a cada institución pertenecen. De tal forma que con la primera institución (el Hospital 12 de Octubre) están vinculados el primero, tercer y cuarto autor, gracias al concurso de un proverbial paréntesis repleto de abreviaturas:

From the Department of Neurology (J.B.-L., A.S.-F., F.B.-P.), University Hospital 12 de Octubre, Madrid

Y así figuran, una tras otra, todas las instituciones del artículo (cada una de las cuales cobija entre sus paréntesis el tesoro de sus correspondientes autorías):

From the Department of Neurology (J.B.-L., A.S.-F., F.B.-P.), University Hospital 12 de Octubre, Madrid; Department of Medicine (J.B.-L., A.S.-F., F.B.-P.), Faculty of Medicine, Complutense University, Madrid; Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (J.B.-L., A.S.-F., F.B.-P.), Madrid, Spain; G.H. Sergievsky Center (E.D.L.), Department of Neurology (E.D.L.), and Taub Institute for Research on Alzheimer’s Disease and the Aging Brain (E.D.L.), College of Physicians and Surgeons, and Department of Epidemiology, Mailman School of Public Health (E.D.L.), Columbia University, New York, NY; and Instituto de Salud Carlos III (A.S.-F.), Madrid, Spain.

No llega a ser como la resolución del teorema de Fermat (pero casi), pues para quienes desde las bibliotecas recopilamos, buscamos, ordenamos y distribuimos la producción científica de los profesionales de nuestra institución, es una inestimable ayuda que nos va a ahorrar muchos paseos, muchas llamadas telefónicas, muchos correos y muchas solicitudes a través del servicio de obtención de documentos.

(José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista) 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Difusión conocimiento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cada oveja con su pareja

  1. Sol dijo:

    Lo peor de todo es que las autorías son de intercambio: tú me pones a mí y yo te pongo a ti. Eso no significa que todos los figurantes hayan participado en el estudio. La base del problema radica en que las publicaciones, los cursos y la asistencia a congresos cuentan más que la actividad médica asistencial a la hora de hacerse con un nombre, por lo que aquellos que necesitan curriculum o desean algo de prestigio se convierten en amiguetes inseparables dentro de la lista de autores.
    Besos: Sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s