Pasando lista

elbuenoeñfeoyelmaloNos pasamos la vida confeccionando y escribiendo listas, relaciones y ránkings de todo tipo: la lista de la compra, los 10 libros que me llevaría a una isla desierta, las 100 corbatas que nunca me pondría, los 50 conocidos a los que nunca añadiría en Google+, las 250 chicas/chicos que nunca me hicieron caso, los 100 mejores de… Porque, aunque lo neguemos una y mil veces, no hay nada peor que estar en medio (y, por lo tanto, no figurar en ninguna lista). ¿No es preferible ser una de las cien mejor vestidas o uno de los cien más feos que no ser nada? Que hablen de uno aunque sea mal, como decía aquel, pero que hablen. En el fondo, todas estas listas y relaciones son herramientas que nos sirven para hacer un mapa, priorizar, ordenar el mundo, rescatar lo interesante, lo diferente, lo reseñable, los faros en que fijarse y compararse, lo envidiable. Lo hacen los medios de comunicación (las diez grandes fortunas), lo hacen las elecciones (los cuatro partidos más votados), lo hace absurdamente la Comunidad de Madrid (los mejores colegios según anticuadas pruebas académicas), lo hace la Universidad (el mejor expediente académico)… y lo hacemos en las bibliotecas.

Nos gusta perseguir las revistas con el mayor factor de impacto según el ISI, o preferimos publicar en alguna de las revistas indexadas en PubMed, o nos gustaría que nuestra web académica apareciera entre las de las más prestigiosas universidades, o que la revista hispana en la que participamos en su Comité de Redacción tuviera uno de los mejores índices “h”. Entre tanta y tanta publicación, entre tantos y tantos recursos, estas relaciones, listas y ránkings nos sirven para seleccionar la excelencia, para justificar nuestra dedicación de recursos económicos en una dirección u otra o para centrar las búsquedas con criterios más o menos objetivos. No son más que convencionalismos que nos permiten acotar este mundo inmanejable en pequeñas piezas manejables de puzzle. Y hasta que se inventen otros parámetros, nos sirven para organizarlo con criterios y orden.

Orden es lo que proponemos desde las bibliotecas y orden es lo que buscamos en los recursos y bases de datos que manejamos. Y a ese orden contribuimos con nuestras clasificaciones y nuestros descriptores, y con nuevas listas. Eso es lo que demanda una base de datos como IMDb, de la que ya hemos hablado en estas líneas. Recoge ya miles y miles de películas filmadas a lo largo y ancho de este mundo, cientos de personajes, de actores y de actrices, información a la que se puede acceder, como no podía ser menos, mediante un sencillo de sistema de búsquedas, a partir del título, los nombres o keywords.

imdb1

Seleccionada nuestra o nuestras pelis favoritas se puede consultar una ficha breve u otra más extensa, acompañadas de fotografías o breves trailers de promoción. Cada película aparece con frecuencia relacionada con otras de similar temática o género, o asignada a diferentes listas (volvemos a las listas) que confeccionan los propios usuarios: “1000 movies you most see”,  “movies you should watch before you die”, “top 100 best movies ever made”…

A la medida de muchos otros recursos participativos propiciados por la web 2.0, uno puede votar las pelis, escribir comentarios o tener una presencia más activa si se registra con clave y contraseña. Eso le permite crear sus propios ránkings, confeccionar su colección de las pelis ya vistas a lo largo de su vida (“your watchlist”) o elaborar sus propias listas temáticas, entre otras muchas probabilidades.

imdb2

Y eso es lo que hemos hecho, a partir de la información ya recogida en algunas de las páginas de este blog. De tal modo que la sección “DeCine”, que desde hace unos meses la hemos dedicado al cine español , y donde ya hemos consignado 100 obras protagonizadas por médicos, enfermeras y dentistas patrios, se ha transformado en IMDB en la lista: “Batas blancas en el cine español (Health and Spanish Movies)”. Por su parte, la sección dedicada a las series de televisión médicas que en la tele han sido ha cobrado nueva vida como: “Batas blancas en TV (Medical TV Series)” .

imdb3

Y aún hay más, una tercera donde más de una se verá representada (Bibliotecarias de Cine – Movies with Librarians) o anti-representada (¡esos malditos estereotipos de las bibliotecarias con moño y gafas!).

Más que nada por enredar, por no estarnos quietos y, sobre todo, para aprovechar todo el conocimiento generado y acumulada por IMDb y por sus usuarios, en una red de infinitas posibilidades y entretenimientos. Quien quiera incluso desafiar a su inteligencia televisiva puede probar con pasar un test (IMDb Quiz) con distintos niveles (para no tentar a la suerte, mejor empezar por el sencillo). Quien se aburre es porque quiere.

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bases de datos, Recursos de información y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pasando lista

  1. Pingback: A sus puestos | Esto no es la biblioteca de Alejandría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s