Aquí, Wolfram Alpha; ahí, unos amigos (I)

increiblewillYa no es necesaria la cuenta de la vieja para hacer nuestros sencillos cálculos domésticos de microeconomía. Ni sentarse en el sofá a ver cualquier concurso de la tele para saber cuál es la distancia en kilómetros entre Sebastopol y Ciudad Real. Ni preguntar a nuestro cuñado matemático doctorado en Stanford el resultado de una sencilla ecuación matemática. Ni  acudir a la Wikipedia para encontrar las treinta y siete diferencias macroeconómicas entre Francia y España. Y no será necesario no porque no necesitemos esta información, sino porque, como anuncia un popular producto, todo ello lo podremos encontrar con un poco de suerte en (no, no estamos hablando de Google) en un buscador como Wolfram Alpha, creado en 2009 por el físico inglés Stephen Wolfram. Muy popular entre matemáticos, físicos y otros profesionales de la ciencia, no es muy conocido que se diga entre los profesionales sanitarios (que seguimos aferrados al milagro de PubMed).

wolfram1

A diferencia de Google, que busca y encuentra una infinidad de sitios web donde el usuario puede hallar respuesta correcta a sus preguntas, Wolfram Alpha muestra directamente la respuesta tras haber procesado la pregunta del usuario. Desde el formulario sencillo de su página principal puede uno introducirse sin red en el proceloso mundo de los cálculos matemáticos, cual saltimbanqui del Cirque du Soleil o cual expertísimo matemático . Pero si es usted de natural más precavido le vendrá bien consultar antes la sección Examples, donde el sistema muestra una clasificación de sus variadas posibilidades:

– en “Mathematics” podrá usted ayudar a sus hijos a resolver cálculos aritméticos, algebraicos y trigonométricos, sin tener que ser John Forbes Nash;

wolfram2

– en “Statistics”, realizar sencillas operaciones para obtener intervalos, series, regresiones… si el epidemiólogo de su unidad de investigación está de vacaciones o en un congreso en Pernambuco;

wolfram3

– en “Physics”, repasar los principios generales de la física, la termodinámica, la relatividad, la física cuántica o el magnetismo por si acaso un día nos llaman para participar en un concurso como “Quiero ser millonario” o “Ahora caigo”;

wolfram4

– en “Chemistry”, averiguar el número atómico del lawrencio o del germanio, datos que siempre podremos colar en cualquier tertulia o partida de dominó  y que nos harán quedar como un señor (siempre y cuando los compañeros no sean también de ciencias ni doctores por Harvard);

wolfram5

– en “Materials”, comprobar las características del rubí y del topacio que la abuela indiana nos dejó en herencia a su vuelta de Brasil, y que tanto codiciaba la hija cursi de tu cuñada la de Bilbao;

wolfram6

en “Engineering”, repasar cálculos de aerodinámica, mecánica o estructuras, de utilidad para esos hobbies de bricolaje, cuando se pone uno a construir la Torre Eiffel con palillos chinos de comer arroz, siguiendo las instrucciones del fascículo comprado en el kiosco de periódicos de la esquina;

wolfram7

– en “Astronomy”, averiguar la distancia entre Ganímedes y Orión para que, cuando se pongan de moda los viajes galácticos, nos sea más fácil comprar los billetes por booking;

wolfram9

– en “Earth Sciences”, repasar la estructura y características de la atmósfera, por si nos da por tirarnos toda la familia (incluidos el perro y el jilguero) desde la estratosfera, como no hace mucho hiciera Felix Baumgartner;

wolfram11

– en “Life Sciences”, aprendernos la vida y milagros del tiranosaurio rex, sí el de Jurassic Park, o empollarnos el genoma humano de cabo a rabo;

wolfram10

– en “Computational Sciences”, convertirse en un experto en fractales y así epatar a los compañeros en la cena de empresa del próximo sábado;

wolfram12

– en “Units & Measures”, pasar de metros a kilómetros o viceversa, sin utilizar los dedos de la mano, que siempre queda poco elegante;

wolfram13

– en “Dates & Times”, conocer la hora actual en las Islas Caimán, para saber cuándo llamar a nuestro testaferro sin levantarlo de la cama con legañas. o si el día 13 en que uno nació además era martes, para más inri;

wolfram14

– en “Weather”, si nos pica la curiosidad histórica, descubrir qué tiempo hizo el 14 de julio de 1789, y así preguntarnos por qué, si se supone que estaba lloviendo, los asaltantes de la Bastilla no llevaban paraguas en ninguna de las pinturas que representan tan magno acontecimiento;

wolfram15

–  en “Places & Geography”, si ya sabemos la hora de diferencia que nos llevamos con las Islas Caimán, no está de más situarlas en el mapa, por si tenemos que irnos para allá por unas prisas;

wolfram16

– en “People & History”, buscar fechas de nacimiento, vidas y milagros de líderes históricos o construir líneas del tiempo, por si algún día triunfan “los viajes en el tiempo”, que nos pillen desprevenidos;

wolfram17

Y si son pocas estas posibilidades temáticas, aún podemos darnos un paseo por “Shopping”, “Money & Finance”, “Education”, “Organizations”, “Transportation”, “Technological World”, “Web & Computer Systems”… pero eso será la semana que viene (sin olvidarnos, por supuesto,  de “Socioecnomic Data”, “Health & Medicine” y “Food & Nutrition”, que seguro de algo nos pueden servir).

Vamos, que de aquí a triunfar en “Avanti” o “Password” no hay más que un paso. ¡Animo!

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Difusión conocimiento y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s