El jaguar, el lince ibérico y la biblioteca madrileña de ciencias de la salud

El “ingenioso y meditado” Plan de Medidas de Garantía de Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid, con sus medidas de privatización (perdón, externalización) de los nuevos hospitales, de “geriatrización” del Hospital de la Princesa, de “jibarización” del Hospital Carlos III  y de “exterminio laboral controlado” de los profesionales no sanitarios de dicho Sistema, está situando en el límite de la extinción a una de sus especies más emblemáticas, la bibliotecaria madrileña de ciencias de la salud (Aquí debería sonar ahora la sintonía de “El Hombre y la Tierra”).

Urgen, en consecuencia, medidas inminentes y concisas para evitar que dentro de unos años la bibliotecaria madrileña de ciencias de la salud sufra el mismo destino que sufrieran antaño el pájaro dodo, el tigre de Tasmania o el terodáctilo. Por ello, un grupo de expertos científicos, venidos de todos los confines del mundo conocido, se ha reunido el pasado fin de semana en los pinares de Valsaín, en el marco de las Jornadas de Investigación Biomédica “Nos están dando por todos lados (y más en la Comunidad de Madrid)”, para acercar posturas sobre sus posibles soluciones a medio y largo plazo.

John Paul John Imbitro, del Centro de Investigación Lesley Brown, de Manchester, presentó en la mañana del sábado su plan de “fecundación artificial” de esta especie. No obstante, dado que en España sólo existe un banco de esperma de bibliotecarios de ciencias sociales (pero no de bibliotecarios de ciencias de la salud) se descartó esta vía de regeneración por entender que la combinación biológica entre un bibliotecario de ciencias sociales y una de ciencias de la salud podría ser contra natura, resultando peor “el remedio que la enfermedad” (“Is this remedy not worse than the disease?”), en palabras del propio John Paul John.

Por parte del Zoológico de Madrid, Iluminada Doolittle, asesora durante más de 25 años del Proyecto AVSCN (“A Ver Si Cría Copito de Nieve”), con gran despliegue de prezzis y audiovisuales de youtube, propuso como medida estrella la cría en cautividad. Sin embargo, la inmensa mayoría de los científicos presentes en la reunión concluyó que esta propuesta podría resultar contraria a la Constitución Española y a la Convención de Ginebra, además de nociva para los usuarios, que se verían privados durante unos meses, o años, de los profesionales servicios de algunas de sus bibliotecarias de cabecera, provisionalmente privadas de su libertad en aras de la supervivencia de su especie. Aunque la propia Doolittle ofreció las instalaciones de Cabárceno para llevar a cabo el experimento, la propuesta no fue aceptada, pues la proximidad de felinos y osos podría hacer peligrar la integridad de algunas de las bibliotecarias que, más bien proclives al libre albedrío, podrían toparse con un león de la sabana en menos que canta un gallo, con funestas consecuencias para ella misma y su prole.

Por último, la doctora Dilma Dolly, del Instituto Brasileño para la Biodiversidad del Corcovado, en Río de Janeiro (institución patrocinadora de los Juegos Olímpicos 2016, como recordó la conferenciante), presentó los primeros resultados del ambicioso plan brasileño para la clonación de especies silvestres en extinción, como el jaguar, el perro de monte o el lobo crinado: la creación de un banco de genes. Plan que, sin duda, podría hacerse extensible a la bibliotecaria madrileña: “El objetivo del proyecto de clonación de la bibliotecaria madrileña de ciencias de la salud”, adelantó Dilma, “consistiría en clonar, ejemplares de esta especia, que en cautiverio difícilmente se reproducen, para liberarlos en sus hábitats naturales (hospitales, institutos de investigación, fundaciones..) y asegurarnos así su conservación para las generaciones futuras”.  A esta propuesta se sumó Telesforo Malaspina, primo de un biólogo de Doñana (que no pudo asistir por encontrarse en un tribunal de oposiciones), quien encandiló al respetable, no sólo por su detallada descripción del proyecto “Clone a un Lince Ibérico en su Propia Casa”, sino sobre todo por sus conocimientos de la guitarra clásica y la rumba flamenca. No obstante, Francisco José Malagüero, de la “Fundación Salvemos al Pobrecito Banquero”, alertó del peligro de liberar ejemplares clonados en la naturaleza sin el suficiente control, recordando a la concurrencia el caso de la ciudad de Nueva York, donde se liberaron por error cinco ejemplares de financieros jaspeados, del género “lehman brothers”, con las graves consecuencias por todos conocidas.

En sesión plenaria, los congresistas propusieron elevar a los responsables de la Comunidad de Madrid un plan con Diez Medidas Urgentes para la Sostenibilidad de la Profesión de la Bibliotecaria Madrileña de Ciencias de la Salud, y proponer como sede de este experimento el Instituto Madrileño para la Clonación Humana, de Vicálvaro. Pero, ya que este Instituto también se va a extinguir a 31 de diciembre de 2012, se comisionó a Telesforo Malaspina para que indagara si su primo, con el asesoramiento de Dilma Dolly (que atraída por el jamón de pata negra y las olivas de Campo Real, ha decidió quedarse en España un año sabático), podría liderar este Experimento, que recibiría financiación prioritaria de la UE y extraordinaria del Barça (preocupado por su futuro sin Messi); barajándose como posibles instalaciones dependencias comunitarias en los Jardines del Capricho, donde las bibliotecarias podrían retozar en un entorno envidiable, a salvo de felinos pero no de policías municipales.

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

NOTA : Con todo mi cariño, respeto y amistad, esta “entrada” está dedicada (por si acaso) a Carolina, Laly, Marijose, Marisa, Natalia y Teresa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bibliotecas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El jaguar, el lince ibérico y la biblioteca madrileña de ciencias de la salud

  1. Elena Primo dijo:

    Yo no sabria escribir sobre esete tema con el tono con que lo haces, y seguramente es lo mas acertado. Enhorabuena por el post. Podria llegar a ser un escenario real en este mundo “kafkiano”. Mi respoeto y apoyo a todos vosotros (Carolina, Laly, Marijose, Marisa, Natalia, Teresa y Jose Manuel)

  2. Concepción dijo:

    Creo que te has quedado corto poniendo nombres…. habría que poner el de todas las bibliotecarias y bibliotecarios (que alguno hay), madrileña/o de ciencias de la salud. El camino a la “extinción” es para todos, unos antes y luego el resto.

  3. Marisa Alonso dijo:

    ¡Enhorabuena una vez más por tu ingenio, mi “arma”!. Suscribo lo que dice Elena: ¡ójala tuviéramos (y mantuviéramos, que difícil nos lo están poniendo) todos el sentido del humor!. Y mucha suerte a todos mis queridos compañeros en riesgo de extinción. Creo que somos una especie mutante y seguro que encontrarían salidas pero ¡qué perdida para la biosfera sanitaria!.
    Un montón de abrazos a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s