Las noticias de todas las mañanas

Todas las mañanas del mundo (1991)

Ancestral tradición aquella de desayunarse con el café calentito, el pan recién hecho y las primeras noticias llegadas con el periódico del alba, que un repartidor en su bicicleta había arrojado a las puertas de casa o se había comprado a un muchacho que los voceaba por las calles. Tradición que habrá que ir sustituyendo por el móvil o el ordenador ante la progresiva desaparición de los periódicos impresos (sin ir más lejos, la semana pasada Diario Médico se decantaba definitivamente por su formato digital, abandonando su diaria publicación en papel).

Para los más nostálgicos, siempre nos quedará París. El propio Diario Médico, en la sección Archivo, facilita la consulta retrospectiva de las noticias de los últimos años. Entre los medios  generalistas, lleva ya haciendo eso mismo varios años años uno de los decanos de la prensa escrita, el ABC, a través de su sección Hemeroteca. O, más allá de los Pirineos, lo llevan haciendo los periódicos de su Graciosa Majestad a través del British Newspaper Archive, pero suscripción y pago en libras mediante.

Por casi 80 libras se pueden consultar todos los periódicos que ofrece este recurso durante todo un año. Con un formulario simple de consulta se puede buscar la información en un periódico determinado (Search by Newspaper), a través de un índice con la cobertura cronológica de cada diario (los hay incluso nacidos en el XVIII). O seleccionar uno asociado a una comarca británica a través del mapa del Reino Unido (Browse by Location). O echar un vistazo a las últimas incorporaciones (New pages added every day), que sumadas  a todas las anteriores alcanzan ya un montante de más de cinco millones de páginas. O leer algunas noticias excepcionalmente escogidas, como la batalla de Waterloo en 1815 o la coronación de la Reina Victoria en 1835.

Si volvemos al formulario general de búsqueda, éste dispone de una búsqueda simple, una búsqueda avanzada o una búsqueda exacta. En cualquiera de los casos, a la derecha se despliegan las páginas de los diarios (por ejemplo, 559 páginas en una consulta sobre Ramón y Cajal), que se pueden reordenar por fecha o relevancia y delimitar mediante una serie de filtros existentes a la izquierda (fecha, periódico, región, condado, localidad, tipo de artículo o materia).

Ante la duda de un excesivo ruido informativo sobre un médico español de reconocimiento internacional, pero sobre todo conocido en casa, una búsqueda más precisa con comillas “Ramón y Cajal” arroja una cifra más modesta de una sola página y 10 noticias (triste, pero más cierto). Así, el Manchester Courier and Lancashire General Advertiser, del 10 de diciembre de 1906, da cuenta de la llegada del médico español a Estocolmo para recoger su premio Nobel de Medicina.

No obstante, si alguien quiere revisarse las más de 500 páginas que supuestamente habla de Cajal está en todo su derecho… pero tendrá que registrarse y pagar. Ante tal tesitura, es mejor volver a casa y realizar una consulta, en el ya mencionado y no menos histórico ABC, sobre el propio Ramón y Cajal, obteniendo más de 43 mil entradas en más de 4 mil páginas con 10 noticias cada una (posiblemente, muchas de ellas se puedan referir al hospital homónimo, pero ahí están). Y, por supuesto, algunas dejando constancia escrita de la concesión del Nobel (y sin necesidad de pagar en libras por su acceso).

Si uno se siente abrumado por esas miles de páginas, existen algunas herramientas para delimitar los resultados como la búsqueda por fechas, por materias (por ejemplo, añadir un segundo término como “premio nobel”) o aplicar una muy gráfica línea del tiempo.

Si el resultado sigue siendo excesivo, el formulario de búsqueda avanzada viene que ni pintado: utilizando palabras clave (con todas las palabras, con la frase exacta, con algunas palabras, sin las palabras) o fechas (desde 1891), seleccionando la publicación (ABC Madrid, ABC Sevilla, Blanco y Negro) o buscando sólo en la portada. En cualquier caso, siempre más familiar y barato que acudir a la prensa escrita británica, aunque conviene que vayámonos acostumbrando a que los tiempos del “todo gratuito” en Internet pueden tener los días contados. De momento, y a tiro de dos o tres clics, toda la historia de la España Contemporánea a través de uno de los decanos de la prensa.

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Difusión conocimiento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s