¿Dónde estoy?

Sopa de ganso (1933)

Un mapa es una representación de un territorio, bien sea mi barrio, mi pueblo, mi ciudad, mi país, el mundo entero o una esquinita de éste. Hasta hace bien poco llegábamos a la Puerta del Sol de Madrid con una pequeña nota en papel en la que teníamos escrita con letra redondilla la dirección a la que teníamos que acudir. Y no nos perdíamos, aunque diéramos cien mil vueltas. Y si hacíamos la Cuerda Larga, y tampoco queríamos perdernos, llevábamos una brújula por si no encontrábamos pastor o excursionista que nos echara una mano.

Desde hace un tiempo este inevitable contacto humano ante la búsqueda de un lugar ha desaparecido completamente por el “avance imparable de las nuevas tecnologías”. Ya no hay parabrisas que no deje entrever un GPS más o menos voluminoso, ni hay móviles sin brújulas ni aplicaciones geográficas. Y si hablamos de Internet, ¿quién no ha localizado el último local de moda o un restaurante recóndito a través de sus mapas interactivos? ¿Y quién no se ha perdido una y mil y veces después de escuchar aquello de “en la rotonda gire a la izquierda” y resultar que era un basurero o una tapia sin salida? Pues parece que algo así les ha ocurrido días pasados a medio mundo y parte del otro, principalmente los usuarios de Apple: la Cibeles aparecía en medio del Retiro, Finisterre al sur de mar de Alborán, Toledo a cinco minutos del Aneto y la Moncloa a las afueras de Pernambuco. Todo ello con gran regocijo de Google, herramienta más que generalizada que a muchos nos permite encontrar nuestro centro de salud, nuestra biblioteca, nuestra producción científica y hasta la puerta de nuestro centro de trabajo.

En 2008, aún no había carteles reivindicativos por su cierre en las puertas de la Agencia

Si de mapas se trata, está claro que la mejor opción local es acudir al Instituto Geográfico Nacional, donde uno podrá encontrar datos geodésicos, geomagnéticos y todo tipo de series cartográficas (e incluso juegos y puzzles); así como un mapa de España que, mediante el visualizador IBEPIX, permite ir variando de escala hasta ver casi el balcón de casa y los geranios del alfeizar. Diferentes iconos de la barra de herramientas permiten identificar coordenadas, medir longitudes y superficies, buscar topónimos, obtener la URL y guardar en favoritos. Si uno se pierde después de esto es porque quiere (dependerá de con quién y dónde).

Un rinconcito del norte de Madrid con IBERPIX

Para los más osados (o los más ignorantes, según se mire), existen series de mapas mudos (no haré un chiste fácil) donde descubrir cómo se llama ese gran territorio al este de la Alemania de Merkel, cuáles son los vecinos de Turquía o qué países atravesar si se se quiere ir andando desde Portugal hasta Croacia. Los hay de todos los colores y tamaños, de todos los continentes, países y regiones, y hasta históricos y deportivos.

Pero si uno quiere pasarse una tarde de domingo de lluvia en casa, nada como los mapas interactivos tipo puzzle que dejan al descubierto nuestras ignorancias geográficas tanto a nivel local, como regional, nacional o supranacional. ¿Seríamos capaces de situar en el mapa, al menos, cinco países del este de Europa?

¿Y los ríos de España? ¿Aquellos que nos hartábamos de dibujar con esos mapas didácticos de plástico duro y translúcidos?

Los mapas interactivos nos enseñan, mediante juegos, cómo se llaman y dónde se encuentran  comarcas, capitales, regiones y países. Todo un reto intentar completar en pocos segundos un puzzle geográfico, de acuerdo a nuestras habilidades físicas (manejo del ratón) y mentales (aprovechamiento adecuado en nuestros años de primaria y secundaria). Vamos, que si hoy día uno no sabe dónde está Freedonia o Sylvania es porque quiere (¿Una pista? Preguntad a Rufus T. Firefly).

Pues bien, una vez que ya sabemos de dónde venimos, adónde vamos y dónde estamos, es buen momento para echar mano de algunas aplicaciones que nos permiten construir mapas a nuestro libre albedrío. Si uno es aficionado a las inclemencias, amante de las borrascas y fan de los anticiclones puede crearse su propia mapa del tiempo, repleto de soles radiantes, en Educaplus.

En el ámbito de las ciencias de la salud recursos de referencia son HealthMap (del que ya hemos hablado en estas páginas), con sus alertas sanitarias; RegionalExplorer de la OCDE, con sus estadísticas anuales; o el observatorio de la OMS (Global Health Observatory Map Gallery), con sus mapamundis de la salud y la enfermedad a lo largo y ancho de este mundo.

Si uno tiene una obsesión enfermiza por la creación de mapas, una aplicación como ArcGIS (que requiere suscripción) permite todo tipo de sofisticaciones. Si no nos convence la adquisición de esta herramienta, siempre podemos descargar una prueba gratuita para 30 días y descubrir todas sus posibilidades. Y si no se tiene tiempo ni para la prueba gratuita, este vídeo puede bastar para hacernos una idea.

O si quiere, por eso de la familiaridad, no salirse del redil, siempre podemos suscribirnos al Microsoft MapPoint, y aprovechar los datos acumulados en Excel y PowerPoint dándoles una salida más gráfica.

Con todo esto está claro que hemos perdido toda posibilidad de perdernos por el bosque como Hansel y Gretel y descubrir la casita de chocolate. Tarde o temprano nos encontrará la familia, el acreedor del banco, el oficinista de la compañía telefónica con la última oferta, o un colegio de excursión. Ni siquiera podemos irnos a los Mares del Sur, como Gauguin, pues tarde o temprano te descubren y te montan una exposición. Los únicos “perdidos” de verdad eran los de la serie “Lost” (bueno, y también los asesores de la Moncloa).

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recursos de información y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s