Voluntariamente

Dice la Real Academia Española de la Lengua que voluntario (adjetivo) es “aquello que se hace por espontánea voluntad y no por obligación o deber”. Ergo, voluntarios son aquellas personas que hacen algo voluntariamente. ¿Hemos de considerar que actuarán voluntariamente, y ejecutarán sus actos y trabajos voluntariamente, y prestarán libros voluntariamente, y acudirán cada mañana voluntariamente a su biblioteca (o cada tarde), y atenderán voluntariamente al público todos los voluntarios que voluntariamente el voluntarioso Ayuntamiento de Madrid tiene la voluntad de incluir en su Programa de Voluntariado para sus bibliotecas públicas? Si es así, ¿hemos de considerar que los demás profesionales de las bibliotecas, al no ir “voluntariamente” a sus trabajos, que muchos habrán obtenido tras ardua oposición, van forzados?

No, en principio, pues es de entender que les gusta lo que hacen (hacemos) y, en consecuencia, acuden puntualmente a sus bibliotecas porque son profesionales cumplidores del trabajo y allá van para realizar unas funciones que, parece ser, cualquier mortal (voluntario) puede desempeñar. Y como ellos, todos sus (nuestros) compañeros de las bibliotecas académicas, las bibliotecas nacionales, las bibliotecas especializadas… y las bibliotecas del mundo mundial. Si, según nuestros próceres, cualquiera puede catalogar un libro, realizar una búsqueda bibliográfica, atender el servicio de préstamo o de referencia, preservar documentos antiguos y elaborar índices bibliográficos…. ¿para qué las escuelas de documentación y biblioteconomía? ¿para qué la experiencia acumulada? ¿para qué los profesionales?

Como ocurre también en otros ámbitos (y en esto es una lástima que no seamos anglosajones), la percepción social del profesional de las bibliotecas está muy por debajo de sus cualificaciones, prestaciones, actividades y conocimientos. Si “cualquier” voluntario puede suplantar el trabajo del profesional en una biblioteca es que la mayoría parece desconocer a qué dedica su tiempo dicho profesional, desde que entra por la puerta hasta que se marcha una vez terminada su jornada laboral (Dicho esto al margen de la encomiable labor que los “voluntarios” ejercen en la sociedad contemporánea en ámbitos vitales: hospitales, residencias, colegios, museos…y, por supuesto, bibliotecas. Pero como complemento, y no como intromisión). ¿Acaso dejaríamos nuestra operación de neurocirugía en manos de un voluntario? ¿Y un airbus 380 o un caza militar de alta precisión? ¿O una central nuclear? ¿O el acelerador de partículas del CERN? Está claro que es más difícil manejar el acelerador de partículas que una biblioteca (aunque, a veces, tengo mis dudas), pero no por ello debe ser una actividad “desprofesionalizada”, cuando además nunca ha estado exenta de actos de voluntariado. ¿O cómo llamar a las sesiones de centacuentos fuera de horario? ¿A la formación de nuestros usuarios en cualquier momento, lugar y tiempo? ¿A la participación en jornadas de difusión de la lectura? ¿Al apoyo de usuarios en búsquedas bibliográficas? ¿A la valoración in situ de colecciones donadas por particulares?

Como parece ser que las ofertas de “voluntarios para las bibliotecas madrileñas” están colapsadas, Administraciones Públicas pretende abrir nuevas vías de voluntariado de gran atractivo en tiempos de crisis: ministro plenipotenciario en las Seychelles, controlador aéreo en Castellón, asesor financiero de agencia calificadora, consejero aúlico de presidente de gobierno, secretario de concejal promiscuo, cuñado de director general, futbolista multimillonario o constructor en la costa mediterránea. ¡Alístate!

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bibliotecas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Voluntariamente

  1. Elarien dijo:

    Llega un punto en lo que al Estado le interesa no es la cualificación de sus trabajadores sino la explotación de estos. Si para eso deben recurrir a voluntarios sin formación, al menos tienen alguien que da la cara ante el público con el que cubrir el expediente, que el usuario, generalmente, no sabe distinguir entre el titular y el sucedáneo. Eso lo que finalmente consigue es desprestigiar la actividad de los que se han ganado su puesto gracias a su duro trabajo. ¿Saldrán voluntariados para suplir a los ministros y realizar sus funciones de forma altruista? A lo mejor sería la solución a la crisis.

  2. Las taxonomías, en las que se basan un catálogo, son arbitraias y subjetivas. Un martillo es un martillo desde la edad de piedra y ha sufrido pocas variaciones, mientras tanto el lenguaje sufre modificaciones y el sentido varía por lo que una obra catalogada a fines del XIX es diferente a una de fines del XX y quien este buscando un libro debería saber de catalogacion tanto o mas que un bibliotecario caso contrario jamas encontrara un libro que le sea útil. Por lo tanto, desde que aparecio la informática la catalogacion como tal usando la CDD es tan abstrusa como pretender fabricar un Ford T con la tecnología que se utiliza para fabricar un Porche 911 2012. Mantener la CDD sólo sirve para hacer fichas de papel y colocarlas en cajones algo que debería continuar haciendo los de la ISBN. Al poder buscar por semántica desde dentro del texto mismo utilizando los principios de la combinación lineal hacen del bibliotecario catalogador una pieza de museo o, a lo sumo, un guardían de cementerio donde acceder a los ataudes dependen de taxonomías recargadas. Más o menos como mantener las taxonomias utilizadas en biología donde reino animal, reino vegetal y reino mineral ya no existen pues quedo demostrado que sus frontereas son más que borrosas. Catalogar sirve, en todo caso, para almacenar objetos en forma ordenada pero con la diferencia que para evaluar y recuperar su contenido ahora existe la informática y las computadoras y resulta innecesario contar con bibliotecarios a la usanza conocida o que se defiende en el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s