Sembrados de palabras

“Bola de fuego” (1941)

Ya lo decía Camilo José Cela en “La colmena” (1982) transmutado en el personaje de Matías Martí, el inventor de palabras: “¿Poeta yo … ? ¡Por favor! Nunca he escrito tres palabras juntas. Yo invento palabras, pero una a una. Y se las entrego a los demás. Jamás las uso yo. Me limito a enriquecer el léxico patrio. ¡Es mi misión!”.

La misma misión que cumplen los diccionarios, esas herramientas cuyo “horror vacui” les lleva a recoger desaforadamente términos y más términos y que felizmente ponen orden, de la A a la Z, en nuestras vidas y nuestros conocimientos (aunque sean escasos). Si no fuera por ellos no sabríamos que huso (con “h”) va delante de uso (con “u”), como Barcelona (con la “b”) va delante de Madrid (con la “m”) o Alemania (con la “a”) delante de “Francia” (con la “f”); o que educación (con la “e”) está detrás de analfabetismo (con la “a”); que alimañas (con la “a”) va antes que bancos (con la “b”); o que “recortes (con la “r”) va después de “neoliberalismo” (con la “n”). Si no fuera por ellos, como digo, seguiríamos sumidos en el más absoluto (con la “a”) caos (con la “c”).

Como pueden ustedes, queridos lectores, imaginarse, dicionarios los hay de todos los gustos, colores, disciplinas, ideologías, tamaños  y nacionalidades (en Fisterra pueden encontrar una pequeña muestra de este universo infinito de palabras). Pero faltaba uno (al menos uno que echáramos de menos).

Esta semana ha sido presentado en sociedad el “Diccionario de Términos Médicos“, realizado por la Real Academia Nacional de Medicina y publicado por la Editorial Médica Panamericana, de cuya aparición han dado cumplida cuenta tanto listas de distribución, como BIB-MED, hasta la prensa médica. Se trata de una obra colectiva que, aunque suene a tópico, con sus mil ocohocientas páginas (y su correspondiente versión electrónica) no sólo viene a ocupar un lugar de peso en la estantería sino, sobre todo, un inmeso vacío en la lengua en castellano. Con más de 65 mil acepciones, 630 mil sinónimos, 580 siglas y acrónimos, 7 mil explicaciones etimológicas y 27 mil observaciones, poco parece haber quedado al azar (con la “a”) y a cambio mucho material escrito nos ofrece para consultar en momentos de angustia asistencial, zozobra existencial o vacaciones placenteras.

De momento, para ir abriendo boca, nos permite el acceso gratuito a toda la letra “a” a través de su versión en Internet, donde no podremos encontrar (lógicamente) términos como “alimañas” o “analfabetismo”, pero sí “arritmias”, “absceso”, “artroscopia” y otras cientos más (en su consabido orden) y con utilidades tan útiles como el “apartado” de Observaciones, donde como años ha hacía el “Libro gordo de Petete”, se nos aconseja cómo escribir mejor con las mejores intenciones y la mayor sabiduría.

En acertadas palabras de esta docta institución, que recoge Panamericana en su página promocional, es deseo de la Real Academia Nacional de Medicina que esta obra no sea un diccionario “por y para profesionales”, ya que su ámbito de influencia puede muy bien extenderse a los destinatarios de la actividad médica, los pacientes, y a través de ellos, a toda la sociedad. Por nosotros, que no quede.

No tenemos noticia de cuantas reuniones, horas de trabajo, folios, bocadillos, botellines de agua y noches en vela han supuesto la redacción de esta magna obra, pero estamos seguros de que sus redactores se lo habrán pasado al menos tan bien como los sabios profesores de “Bola de fuego” (1941), esa encantadora comedia de Howard Hawks.

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Difusión conocimiento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Sembrados de palabras

  1. Sabes si es posible que nos den acceso a la versión virtual a los trabajadores del SERMAS, haciendo algún tipo de acuerdo o algo así? eso sería un gran acierto! Buena entrada. También lo recogí en mi blog ayer mismo: http://www.fisioenap.com/2011/10/un-diccionario-de-terminos-medicos.html
    Saludos!

  2. Muchas Gracias, estaremos al tanto también nosotros, entonces!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s