Enfermos bien poco imaginarios

¿Por qué los escritores se mueren más de tuberculosis? ¿Es
cierta la leyenda de que a Esquilo le cayó del cielo una tortuga en la cabeza? ¿Hubiera fallecido tan joven María Malibrán si no se hubiera caído del caballo? ¿De qué murió verdaderamente Mozart? ¿Y Francisco de Goya? ¿Por qué fue tan longevo Tiziano?¿Puede haber martirio más oloroso que el del duque de Clarenece, ahogado en una barrica de vino de malvasía? ¿Para ser un genio deben  de padecerse trastornos mentales? Ni lo sabemos ni tenemos la respuesta. Si desea una resolución a estos enigmas, Cuarto Mileno. Pero si desea encontrar bibliografía sobre los famosos y sus patologías… siga leyendo.
Inaugura esta nueva sección del Blog uno de las momias más ilustres, cuyas enfermedades y causas de muerte han originado ríos de tinta, y los originarán aún después del artículo de JAMA. Otros muchas ilustres figuras de las letras, la política y las artes acompañan a Tutankamón en esta extensa nómina (en crecimiento) de egregios enfermos. Lo que nos hace pensar que ni los más afamados músicos ni los más idolatrados artistas ni los más “malditos” escritores se escaparon, al menos una vez en su vida, de acudir a su médico de cabecera. Los ha habido muy longevos, y a quienes su fortaleza y los consejos médicos les beneficiaron con una larga estancia, y a otros las enfermedades más mortíferas nos los arrebataron a una temprana edad.
Esta nueva sección no tiene otra intención que recuperar la memoria (médica, por supuesto) de muchos personajes conocidos cuyos nombres están escritos con letras indelebles en el Olimpo pero que, poco a poco, con nuestra corta memoria… están siendo olvidados. Salvo por la omnipresente Wikipedia (todos ellos tiene su propia página, es increíble).
La extensa relación nos ha obligado a ofrecer esta información en dos partes (como las grandes producciones cinemtográficas, la segunda próximamente). Y una propuesta para el entretenimiento veraniego: ¿Alguien es capaz de adiviniar las enfermedades y patologías de todos y cada uno de los elegidos para conformar este panteón de enfermos para nada imaginarios?

(Por José Manuel Estrada. Bibliotecario y documentalista)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Difusión conocimiento y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Enfermos bien poco imaginarios

  1. Jambo Bwana dijo:

    José:
    En relación a la charla que tuvimos en una de esas “quedadas” de aeropuerto y al hilo de la entrada del blog, te dejo una reseña de las enfermedades de Beethoven escrita por Osvaldo Llanos López, Profesor Titular de la Universidad Católica de Chile, en la que hay una transcripción de la autopsia del genio en la que se describió por primera vez (que se sepa) la necrosis papilar renal.
    http://escuela.med.puc.cl/publ/arsmedica/ArsMedica14/EnfermedadesLudwing.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s